Alojamientos rurales
Casa El Corral
Fuentespalda - Matarraña - Teruel
Alojamientos rurales
Casa El Corral
Fuentespalda - Matarraña - Teruel
Exterior de la casa
Acceso a la casa desde la calle
La terraza de la casa vista desde la calle
180 grados para ascender hasta los dormitorios; a cada peldaño una nueva altura, una nueva visión de la casa: detalles que quedaban escondidos en ángulos de 0 grados, quedan visibles según varía el ángulo de inclinación de nuestros ojos; recorremos la casa en 180 grados.
Quizás algún día vuelvan a ser de utilidad; quizás sea por eso por lo que todavía están vacíos esos huecos en la pared, quizás fue pensando en la incertidumbre propia del futuro por lo que no se taparon cuando se rehabilitó la construcción, quizás algún día esto vuelva a ser un corral.
Dicen que no es más que una madera retorcida a la que se le aplicó un proceso de limpieza; tengo mis dudas, una madera tan retorcida debe proceder de la raíz de algún árbol, quizás uno de esos árboles mágicos que nutren su vida con la energía de savias absorbidas por raices especiales... quien sabe.
¿Es esta la Casa Rural El Corral?... Por un momento he pensado que podría ser el interior de una casa perdida en el bosque, ¿son estos los cojines de los cuatro ositos que viven aquí?... he imaginado durante unos segundos... solo son cojines bien colocados, nada más.
¿Creció el álbol con esta forma para poder ser parte de la escalera?, o ¿fue el que construyó la escalera el que la hizo siguiendo la curva del tronco de este árbol?, sea como fuere, existe y existió algún tipo de vínculo entre escalera y árbol, no existe otra forma de explicar esta coincidencia.
Yo diría que quedó cautivo, preso, y que fue condenado a permanecer unido a esa piedra el resto de sus días. O quizás es otro tipo de vínculo el que une a este tronco con la piedra, con la casa, ¿y si fuera la conexión, un vínculo, entre la tierra, el entorno, y la casa?.
¿Es puerta o es ventana?, es una ventana al exterior, es obertura hecha para permitir la entrada de luz, o fue hecha para comunicar el interior de la casa con la calle. ¿Tendrá que estar cerrada porque ya no es de utilidad su finalidad? ¿O puede abrirse para dejar pasar la luz y el aire?...
Es de agradecer que pueda haber siempre ojos mirando el trabajo bien hecho: cientos de horas cortando las ramas adecuadas, de igual diámetro, rectilíneas y sin asperezas, cientos de horas preparando las hendiduras en la madera para las fijaciones; es hora de observar el trabajo bien hecho.
La Casa
La casa rural El Corral es una antigua edificación dedicada al almacenaje de útiles y aperos para el trabajo en el campo, que ha sido rehabilitada, respetando su estructura original, para convertirla en Alojamiento Rural.
Si una cosa caracteriza esta casa es el esmero por conseguir una vivienda donde los detalles sí fueran importantes.
Las dimensiones del edificio hicieron que la casa fuera diseñada como un espacio diáfano que mejorara la comodidad sin menoscabar su esencia.
Suficiente, no hace falta más. El espacio: un baño de grandes dimensiones roba parte de la intimidad necesaria para muchas de las acciones de nuestra higiene diaria, así se pensó y así se hizo: un baño con espacio suficiente y con un estilo que seguro nos aporta toda la intimidad que necesitamos.
Aquí puedo dejar todo aquello que necesito tener a mano... Que forma más singular de colocar las baldosas de las paredes, las lineas conducen la mirada hasta la esquina, pero no termina allí, es la misma línea que llega allí también desde la otra pared, estoy un rato mirando, que sensación tan diferente.
Si, no es más que el grifo de una ducha, un grifo normal y corriente... Aunque después de un tiempo mirándolo, sus reflejos le aportan un significado especial; parece la cabeza de un dragón metálico, que arroja agua en lugar de fuego, y que espera a que alguien accione el mando para cobrar vida.
En que jabonera lo dejo... Mejor la verde, sobre el lavabo; me encanta lavarme las manos con jabón de pastilla, darle vueltas entre mis manos para que queden totalmente enjabonadas, sentir su textura, como resbala, y dejarme acariciar por su suavidad, por su olor.
¿Donde está este colgador?, ¿Donde está la toalla?. Lo vi en el baño, vi que había una toalla colgada en su anilla, se que esas baldosas, esa disposición en la pared, esas tonalidades provocadas por el reflejo de la luz del sol, son del baño, pero no se donde está este colgador de toalla
El Baño
La casa rural El Corral dispone de un baño completo, con bañera.
Situado junto a la cocina, en su diseño se prefirió no asignarle más superficie de la estrictamente necesaria, para conseguir una cocina más amplia, espaciosa y poderla utilizar, de esta forma, también como lugar para sentarse a la mesa y compartir una buena comida.
Parece una extensión del exterior; después del último peldaño, una agradable sensación acaricia nuestras pupilas, todo esta lleno de luz, de vida. No hay rincón oscuro, los colores son vivos; el verde de las hojas de las plantas resplandece, la luz llena este espacio de buenas sensaciones.
El dibujo de la madera transmite calidez, buenas sensaciones; estos utensilios bien podrían estar esperando a ejercer sus funciones en un oscuro cajón, pero aquí, expuestos a la luz natural, ayudan, sin que nos demos cuenta, a conseguir un espacio mucho más agradable y acogedor.
Copas erguidas mirando al frente, vasos y platos que se resguardan del polvo en el interior del armario acristalado, relucientes utensilios de cocina colgados mantienen el equilibrio: todo espera a ser usado, a ser disfrutado, siempre con tranquilidad, nunca con prisa.
Como las jarras, rodeadas, así es como mejor se disfruta del tiempo libre: sentados alrededor de una mesa, con amigos o familiares, forjando vínculos, alejando la soledad y la tristeza de nuestra vida, volviendo al germen de nuestra esencia, volviendo a ser animales sociales.
Este es lugar para disfrutar de las cosas que necesitan tiempo y paciencia; preparar cada ingrediente con tranquilidad y dejar cocer a fuego lento, muy lento. Después, servir y disfrutar del sabor de las cosas bien hechas, sentados a la mesa, junto a las ventanas, llenas de luz.
La Cocina
La cocina está perfectamente equipada con electrodomésticos y utensilios para que sea funcional al 100%.
Se aprovechó al máximo el espacio disponible para que fuera una cocina-office; dispone de mesa y sillas para utilizarla como comedor o simplemente para tomarse el cafe del desayuno.
La cocina dispone de:
   * Frigorífico.
   * Microondas.
   * Lavadora.
   * Horno.
   * Cafetera.
Solo o acompañado, puedo tumbarme y descubrir que la cubierta es de madera, lo sabía, pero no me había dado cuenta hasta ahora; troncos redondos de pino soportan todo el peso del tejado y, perpendiculares a ellos, tablas que proporcionan unidad y cohesión: cuantas horas de trabajo para montar toda la estructura, pienso.
Estas paredes se hicieron para construir un corral, hechas de piedra por ser material abundante en la zona; lo importante era que la construcción aguantara, lo de menos era el acabado... Ahora, aquellos principios que se siguieron para construirlo, son los que marcan la identidad de esta casa: sencillez, unicidad.
Solo una puerta, la del baño; la casa es un espacio abierto, sin paredes que nos impidan la visión. Podremos extender nuestras miradas hasta espacios amplios que nos proporcionen sensación de libertad. Esta barandilla separa las habitaciones del espacio común, la cortina certifica nuestra intimidad.
Un gran tronco central soporta el peso del tejado, sustentado por pilares de piedra: tradicional combinación de materiales, piedra y madera. Así está construida esta casa, así se construyó, ahora disfrutamos de las buenas sensaciones que genera en nuestro interior la presencia de estos dos elementos naturales.
La silla junto a la cama, el felpudo, la mesilla de noche, la percha... Estiramos el brazo en la oscuridad para coger el vaso de agua, mirar la hora o apagar el despertador; ponemos pie a tierra y sentimos la calidad de tu textura, necesitamos nuestra ropa y allí está, esperando, colgada, plegada
Dos camas... dos hermanos... dos amigos... Juegos, compañerismo, diversión... Fuera de esta Casa, su entorno, que es natural pero también rural, ofrece infinidad de posibilidades para el que desea disfrutar, para el que quiere vivir experiencias que le llenen un poco más.
A veces pensamos, y somos capaces de ver, de comprender que donde una piedra sale y otra entra puede ser un buen lugar para una repisa, para una lámpara de mesa. Pensar, reflexionar... buenas tareas para desempeñar en este lugar, en esta casa; acompañado de silencio, de madera y de piedra.
Todo el espacio de la casa comparte las mismas sensaciones; las energías fluctuan libremente por todos lados, dejándose impregnar de todo aquello que lo llene. Podemos dejarnos acariciar por todo esto, las podemos sentir, las podemos disfrutar, son sensaciones de libertad.
Las Habitaciones
La casa rural El Corral dispone de 2 habitaciones: una con dos camas y otra con una cama doble.
El diseño diáfano de la casa hace que las habitaciones únicamente estén separadas del espacio común por una cortina, que les confiere la intimidad necesaria sin quitarles espacio.
Me he sentado solo, me he quitado los zapatos y he subido mis pies sobre la mesa de centro, y acompañado de una cerveza he relajado mi pensamiento. Me he sentado acompañado, con un vaso de vino y buena conversación, y me he olvidado de los problemas, he disfrutado de oir pasar el tiempo.
Una mesa en la que poderse sentar alrededor, algunos juegos, buena compañía y tiempo; componentes de un buen rato de diversión. Dejamos el juego, es hora de comer, la cocina es mejor lugar, hay luz natural, cabemos todos... después retomamos el juego donde lo hemos dejado.
Encender el fuego es algo más difícil de lo que parecía, no es suficiente con tener leña y cerillas: si con todo de lo que disponemos nos cuesta hacer que prenda la leña, ¿qué haríamos si nos encontráramos en un lujar alejado de la civilización, sin nada con lo que poder obtener una llama?.
Pero seguro conseguiremos encender el fuego, y nos podremos sentar a su alrededor para escuchar el chasquido de la leña mientras se quema. Ya tengo ganas de que esto se encienda, ya tengo ganas de dejar que mi rostro que caliente con el calor del fuego, de relajarme con su compañía.
Parece como si la música saliera de la roca... Parte de la casa está excavada en la roca, la roca es la pared, la roca es la decoración, la roca deja espacio para la televisión y la música; la roca está iluminada porque la roca es protagonista, aunque solo sea en este rincón.
Sentado o tumbado en este sofá-cama, mirando la roca, viene a mi pensamiento antiguas formas de vida, en las que la roca era el único cobijo y el fuego la única luz y el único calor... Y me siento afortunado, por poder estar en este lugar y disfrutar de tantas comodidades.
El Salón-comedor
Podriamos decir que el salón-comedor de la casa rural El Corral es el espacio en torno al cual se fue diseñando el resto de las estancias.
Dispone de chimenea, televisión, mesa y sillas, sofá y sofá cama.
El salón-comedor dispone de:
   * Chimenea.
   * Juegos de mesa.
   * Televisor.
   * Mini-cadena.
Casa rural El Corral
La Casa
La Casa
El Baño
El Baño
La Cocina
La Cocina
Las Habitaciones
Las Habitaciones
El Salón-comedor
El Salón-comedor
1 Baño
1 Cama supletoria
Cocina
1 Hab. con 2 camas
1 Hab. con 1 cama doble
Salón-comedor
Sofá-cama
Terraza
Barbacoa
Calefacción
Chimenea
Equipo de música
Televisión
WiFi
Información y reservas
618 934 978
Información y reservas
618 934 978
Información y reservas
618 934 978